125 - La víbora y la culebra de agua



125 - La víbora y la culebra de agua

Una víbora acostumbraba a beber agua de un manantial, y una culebra de agua que habitaba en él trataba de impedirlo, indignada porque la víbora, no contenta de reinar en su campo, también llegase a molestar su dominio.

A tanto llegó el enojo que convinieron en librar un combate: la que consiguiera la victoria entraría en posesión de todo.

Fijaron el día, y las ranas, que no querían a la culebra, fueron donde la víbora, excitándola y prometiéndole que la ayudarían a su lado.

Empezó el combate, y las ranas, no pudiendo hacer otra cosa, sólo lanzaban gritos.

Ganó la víbora y llenó de reproches a las ranas, pues en vez de ayudarle en la lucha, no habían hecho más que dar gritos. Respondieron las ranas:

-- Pero compañera, nuestra ayuda no está en nuestros brazos, sino en las voces.

 

En la lucha diaria tan importante es el estímulo como la acción.

   

rana

 

 

Búsqueda personalizada

 

Búsqueda personalizada

Recomiende esta página a una amistad. Envíe Email:

Clip Art Designs by Graphics Factory

 Politica de Privacidad

Cuentos de Grimm, todo público

Blogs:
Buena Vida con Amor
Good  Life with Love

Usuarios están disfrutando de estas fábulas en este momento. Presione (click) sobre el NÚMERO para ver el detalle.



Copyright ©
edyd.com